Community

Children’s Miracle Network Hospitals

Medford, Ore.-Quienes han tenido un bebé prematuro, un hijo con una herida o enfermedad seria, quizá saben que aunado a estos sufrimientos, están las dificultades de tener que trasladarse a lugares donde pueden brindarles la ayuda médica que necesitan. La Fundación de Asante de la Children’s Miracle Network (CMN) lucha para mantener a niños como estos en la comodidad de su comunidad, junto a sus familias, aligerando así las penas por las que pasan.
Los 170 hospitales que forman la CMN, proporcionan 32 millones de tratamientos cada año a niños en los Estados Unidos y Canadá.
Michelle Cathcart es la Gerente de Servicios para Niños en Asante Rogue Regional Medical Center (ARRMC). Ella está agradecida con la fundación ya que provee fondos para pediatras que se especializan en el cuidado hospitalario de pacientes menores de 18 años. Cathcart dice que gracias a estos pediatras hospitalarios, en el año fiscal 2015, el número de pacientes admitidos a la unidad de pediatría de ARRMC aumentó por más de 200 niños, alcanzando un total de 874 pacientes.
Cathcart agrega que este personal que trabaja sin cesar las 24 horas del día, siete días por la semana, atendiendo a niños localmente, les ayuda a evitar que sean transportados a Portland y separados de sus seres queridos durante momentos vulnerables en sus vidas.
“Usualmente, la mayoría de las ambulancias permiten a un padre ir con ellos, pero si el padre tiene otros hijos en casa, sabes, tienen que irse a su casa y cuidar de esos niños, entonces ahora están separados por la distancia,” dice Cathcart.
También hay intérpretes de idioma disponibles a todas horas ya sea por teléfono o por vídeo. El hospital en Medford ofrece interpretación en español, en persona, de lunes a viernes durante el día. Cathcart dice que el lenguaje y el estatus migratorio no afectan la elegibilidad para los servicios.
Las familias en el sur de Oregon no son las únicas beneficiadas del cuidado de salud que la CMN apoya. ARRMC tiene la única unidad de cuidados intensivos de pediatría que hay entre Eugene y Sacramento. También cuenta con la única unidad de cuidados intensivos neonatal, conocida como la NICU por sus siglas en inglés, entre Eugene y Redding. El hospital ayuda a niños que llegan de lugares lejanos como los condados de Humboldt y Modoc en California y los condados de Lake y Curry en Oregon.
Hace siete años, Kevin Bendaw experimentó las ventajas de la afiliación que ARRMC tiene con la fundación. Su hija nació prematura. Hoy, él es el Oficial de Desarrollo del Programa de la Fundación de Asante de la CMN. Cuenta que en ese entonces la NICU tenía la capacidad de menos de 20 bebes recién nacidos; ese número ha aumentado a 32, pero la población y la necesidad de profesionales médicos, altamente calificados y la tecnología de punta siguen creciendo.
“Nosotros ayudamos a más de 18,000 pacientes de pediatría en ARRMC y a más de 300 recién nacidos en nuestra unidad de cuidados intensivos neonatal, anualmente y a ningún niño se le niega el cuidado,” dice Bendaw.
Aunque miles de niños en el norte de California y el sur de Oregon necesitan de la unidad de pediatría de ARRMC. Cathcart y Bendaw están de acuerdo que esta realidad poco atractiva del cuidado de salud de pediatría es una razón por la cual la ayuda de la fundación es crítica para asegurar el equipo de alto costo y el personal de alto entrenamiento que satisfacen las necesidades médicas de los niños locales.
Para recaudar fondos, la Fundación de Asante depende en gran parte en donantes locales y nacionales.
“El cien por ciento de cada donación tiene que ir hacia nuestros servicios médicos y nuestras oportunidades médicas para aumentar la excelencia en el cuidado médico para nuestros pacientes de pediatría. […] El apoyo más grande sería si están en una Walmart, en un Dairy Queen, en Costco y ven ese globo de la Miracle Network, que apoyen eso porque el cien por ciento de esos fondos se regresan a este hospital. Se quedan locales,” dice Bendaw.
El Oficial de Desarrollo del Programa subraya que la gente no tiene que donar cientos o miles de dólares para hacer una diferencia.
“Si ellos dieran un dólar, diez veces al año y todos en nuestra comunidad, todos los residentes en nuestra área de servicio de nueve condados, fueran a donar diez dólares al año, serían más de seis millones de dólares,” explica Bendaw.
Quien esté interesado en donar o ser voluntario con la Fundación de Asante de la CMN, puede llamar al 541-789-5025.

Previous post

Recursos de climatización para la comunidad

Next post

Revista Caminos Febrero 2016

Alfredo Flores

Alfredo Flores

Editor of Caminos Magazine. Thank you to the communities of Southern Oregon for your continuous support!

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *